Un médico de Marianao.

"Casi todos los médicos tienen su enfermedad favorita", escribió alguna vez Benjamin Franklin. Esta es mi enfermedad: escribir. De Marianao al Canadá, curando gente, opinando del calor, la nieve, las ciudades y enfermando de ideas personales.

sábado, marzo 06, 2010

Poema interrumpido


(A Maite, 1988)

Me fascina el mundo oscuro de los pedernales
el temor antes de cada batalla
la suerte de los perdedores, el espanto de los gritos mortales.

Me fascina la mecánica de la inercia
aquel bello cuerpo fugaz, la penitencia por la misericordia
el azul, los peces, los ríos vivos.

Me fascinan los escapes, los dedos que se interconectan
el beso de por la mañanas con aliento de sueño
el día, la noche y los atardeceres locos…

Pero una mujer llama a mi puerta
mañana seguiré el poema.

8 comentarios:

Rodrigo Kuang dijo...

Bello poema, concreta semblanza, sin más recursos metafóricos que los justos y necesarios, y qué hermoso final.
Hay que seguir sacando esa obra de los ochenta, esa mecánica estudiantil de los recuerdos mezclados con cola del pan, piezas para bicicletas, decodificadores de parabólicas y el siempre cálido apoyo del amor mientras la perestroika nos sacudía las costas cual tsunami.

Rodrigo Kuang dijo...

Ah, y bello cuadro de Blanco Lozano.

Pluma Roja dijo...

Bello poema, y lindo final.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

Mediterráneo dijo...

Seguro que el poema entendió el paréntesis.

Saludos!

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Me arrancaste una sonrisa al final...
Un beso.
LADY JONES

cubangerman dijo...

Estuvo todo muy interesante y fluido,como diria la gran lina morgan, hasta llegue a pensar que se formaba lo que no esta escrito pero siempre alguien llama a la puerta y mas en aquella cuba de los 80 donde en 50 metros cuadros vivían cinco personas,de todos modos espero que la que llamo sea la que inspiro este delicioso poema

Belén Manrique Castaño dijo...

Hola amiguito ,lo que pasa es que el internet ha estado muy malo por estos lares pero mira ahora soy yo la que toca a tu puerta pero espero no haber sido la culpable de ese final tan especial e inesperado de tu bonito poema ,me encantó.FELICITACIONES

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

La atracción por un folio en blanco es maravillosa, un poema cuando empieza no sabe cómo va a terminar, pero me gusta que el tuyo termine porque llegue una mujer... yo también dejaría el folio en blanco, por un ser.