Un médico de Marianao.

"Casi todos los médicos tienen su enfermedad favorita", escribió alguna vez Benjamin Franklin. Esta es mi enfermedad: escribir. De Marianao al Canadá, curando gente, opinando del calor, la nieve, las ciudades y enfermando de ideas personales.

miércoles, enero 20, 2010

Soledad


En este pozo las fieras no llegan
hay cobardes y diosas negras
el azul del mundo se pasea
las cuevas del infinito y los cleros del viento
mis agujas marcan el tiempo
los dardos son fogosos
y en mi espalda solo quedan
esas huellas de tus dientes.

5 comentarios:

Mediterráneo dijo...

Hola, Doctor: Le agradezco su visita por mi puerto y sus comentarios.

Como corresponde me he dado una vueltita por su espacio o su casa y lo que he visto he de decirle: Me a gustado mucho, sus versos, sus textos y sus formas.

Le agrego a: Los puertos que visito, para no perderle de vista y seguir disfrutando de sus escritos.


Saludos, salud y suerte.

Besos mediterráneos.

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Hola!
Aquí Lady Jones visitando al señor doctor... ¡madre mía! nunca consigo decirle al médico el motivo real de mi visita...
En fin, me ha gustado lo que he leído, me han encantado las imágenes que escoges y te agradezco enormemente tu visita.
Resumiendo, nos leemos.
Un beso grande.
Me ha dejado pensativa eso de las huellas de tus dientes...
LADY JONES

El Tinajón dijo...

Hermoso Médico-Poeta.

cubangerman dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cubangerman dijo...

cada quien nace con lo suyo y lo tuyo es escribir hermano,además de ser buen hijo,hermano,padre y esposo, médico brillante, en fin tu mismo pequeñin.